Centro Politicas Laborales
edición número
02
agosto 2013
Centro Politicas Laborales
 

¿Una Nueva Reforma Previsional?

EN ESTA OCASIÓN ABORDAMOS EL DESAFÍO DE MEJORAR LAS PENSIONES. PARA REDUCIR EL IMPACTO DE LAS “LAGUNAS PREVISIONALES” REVISAMOS DIVERSAS ALTERNATIVAS, INCLUYENDO EL MECANISMO DE DECLARACIÓN Y NO PAGO, LA TASA DE COTIZACIÓN, LA EDAD DE JUBILACIÓN, Y ALGUNOS ELEMENTOS DE LA REMUNERACIÓN QUE HOY NO SON IMPONIBLES.

Han pasado apenas 5 años desde que se aprobó la mayor reforma al sistema previsional de capitalización individual instaurado en Chile a inicios de los años 1980. El objetivo principal de la reciente reforma fue el de eliminar el riesgo de la pobreza en la vejez sobre la base de la creación de un Pilar Solidario que garantiza pensiones mínimas incluso a aquellos que no han participado formalmente en la fuerza de trabajo, y que subsidia los fondos de quienes no han podido acumular lo suficiente.lo

A pesar de los evidentes avances que significó la reforma, el sistema aún está en cuestionamiento. En el centro del debate está el cómo obtener mejores pensiones. Hay dos dimensiones centrales en la idea de elevar las pensiones dentro de un régimen con preponderancia en la capitalización como lo es el sistema chileno. Una se refiere a elevar la tasa de reemplazo; esto es, a un salario dado, qué mecanismos permiten que la pensión represente una fracción mayor de ese salario. La otra se relaciona con el valor de las pensiones mismas, problema que está íntimamente ligado al bajo nivel de remuneraciones al que accede la gran mayoría de los trabajadores en Chile.

En este boletín y en el próximo, analizamos distintas aristas del desafío de elevar las pensiones. En este número nos enfocamos primordialmente en el de elevar la tasa de reemplazo. En el próximo enfatizaremos el elevar los montos de las pensiones mismas.

Claudio Agostini, en su artículo, sugiere una revisión del sistema de Declaración y No Pago que permite a las empresas diferir el pago de la cotización. A la fecha se han acumulado unos 2 mil millones de dólares en deuda previsional –unos 200 dólares por afiliado--, con sus consecuentes efectos sobre las pensiones de los trabajadores.

El artículo de Eduardo Fajnzylber propone medidas para reducir la brecha de pensiones entre hombres y mujeres, además de discutir las dos alternativas que se han levantado con mayor fuerza en el debate público: elevar la tasa de cotización y la edad de jubilación mínima legal.

Por su parte, junto a George Vega, analizamos los efectos potenciales de elevar la tasa de cotización obligatoria sobre el empleo formal y los salarios. En la medida en que un alza en la contribución reduzca las posibilidades de acceso a empleo y las remuneraciones, el efecto buscado sobre las pensiones se verá atenuado.En el artículo, y sobre la base de simulaciones, describimos los riesgos potenciales de esta medida.

El artículo de Francisca Rengifo complementa el análisis, proveyendo una perspectiva histórica al problema de las pensiones en Chile. De acuerdo a su análisis, el sistema de reparto creado en 1924 tuvo como objeto la universalidad de los derechos. Sin embargo, el sistema no logró ni la cobertura y ni la equidad esperada, requiriendo de reformas sucesivas para acercarse a ese objetivo.

Finalmente, el "Ojo con..." de esta ocasión invita a reflexionar sobre la eventual introducción de cambios a la definición de salario imponible con el fin de elevar las tasas de reemplazo del sistema.

Los invitamos cordialmente a leer esta nueva edición del Boletín del Centro de Políticas Laborales de la Escuela de Gobierno UAI.

Imagen foto_00000004