Centro Politicas Laborales
edición número
06
DIC 2014
Centro Politicas Laborales
 

Un Mercado Laboral Moderno como Requisito para la Competitividad

Un Mercado Laboral Moderno como Requisito para la Competitividad

LA ACTUAL DISCUSIÓN EN MATERIA LABORAL DEBIERA ENFOCARSE EN LOS OBJETIVOS DE CREAR MÁS EMPLEO, GARANTIZAR LA CALIDAD DEL MISMO Y PROCURAR MEJORES REMUNERACIONES PARA LOS TRABAJADORES.

El índice de Competitividad Global 2014-2015 ubicó a Chile en el puesto 33 entre 144 economías, un lugar mejor que el reporte anterior.  En la presente versión, nuestro país mantiene sus principales fortalezas asociadas a calidad institucional, bajos niveles de corrupción, desarrollo del mercado financiero y estabilidad macroeconómica, pero se advierte que en el actual contexto económico, con menores precios de materias primas, se debe avanzar hacia una diversificación productiva.

Las mayores debilidades se encuentran en mercado laboral -donde descendimos cinco puestos-, sofisticación de negocios, y salud y educación primaria. Más en lo específico, el informe destaca que entre los factores más problemáticos para hacer negocios, identificado a través de una encuesta al sector privado, están una legislación laboral restrictiva (18,4%), una fuerza laboral inadecuadamente educada (16,3%), la ineficiente burocracia (12,5%), y poca capacidad de innovación (10,5%).

Teniendo en cuenta estos antecedentes, al que hay que sumar el factor de la desaceleración económica por la que atraviesa nuestro país, la actual discusión en materia laboral debiera enfocarse en los objetivos de crear más empleo -especialmente para mujeres y jóvenes-, garantizar la calidad del mismo y procurar mejores remuneraciones para los trabajadores.  Sabemos de la importancia de contar con un capital humano mejor preparado, por ello la importancia de una reforma educacional que apunte a la calidad, pero sabemos también que sus resultados son lentos en el tiempo. Por ello, debemos reforzar cuanto antes nuestras tareas en la capacitación de nuestros trabajadores. Llevamos varios años con diagnósticos al respecto, donde se destacan las falencias del SENCE y los problemas que enfrentan nuestras instituciones en este campo. Por ello, para nosotros en una agenda laboral este tema es fundamental. Chile necesita abocarse a buscar en forma urgente un sistema eficiente que permita a todos los chilenos una formación en el trabajo, mediante procesos de capacitación continua. Ha llegado el momento de la acción, pero hasta el momento no vemos propuestas a este respecto.

A través de un diálogo sincero, técnico y desideologizado, debemos seguir avanzando en estas materias, de modo que el rezago en participación laboral y en educación como un proceso continuo a lo largo de la vida del trabajador, no nos siga restando competitividad como país.  Porque sólo a través de una economía más competitiva podremos mantener un ritmo de crecimiento potencial alto y sostenido, con todos los beneficios que ello trae a las personas, en cuanto a mejor calidad de vida y mayor  bienestar.

Por lo tanto, el fortalecimiento de los derechos colectivos que contemplaría la denominada "reforma laboral", no se compadece, en nuestra opinión, con los requerimientos que debiese buscar una legislación moderna en esta materia. La OECD lo ha señalado en diversas ocasiones que Chile tiene una fuerte rigidez en su legislación que impide la movilidad laboral. Por ello, hemos planteado la importancia de estudiar con seriedad una solución a la indemnización por años de servicios. El ejemplo del funcionamiento del subsidio de cesantía, ya consolidado con más de 10 años de existencia, nos da una pauta que esta materia se puede enfrentar exitosamente.

También la ampliación de los temas que pueden discutirse entre las partes en una negociación colectiva es otro camino que apunta a resolver adecuadamente este problema. Cambios en la legislación que apunten en esa dirección son los que, en nuestra opinión, Chile necesita.

Somos partidarios de organizaciones sindicales fuertes, pero que donde se respete la libertad individual de los trabajadores. Son ellos los llamados a enrolarse a un sindicato o bien, sencillamente a mantenerse marginados de los mismos. Esto está en la esencia de la libertad de la persona. También es a la empresa a la que le corresponde la administración y gestión de la misma, por lo tanto, es esencial preservar este derecho fundamental.

 Imagen foto_00000020