Centro Politicas Laborales
edición número
02
Agosto 2013
Centro Politicas Laborales
 

EL GRAN DESAFÍO DE TENER MEJORES PENSIONES

EL GRAN DESAFÍO DE TENER MEJORES PENSIONES

ALGUNAS DE LAS LAGUNAS PREVISIONALES SE GENERAN POR LA DEUDA PREVISIONAL: CUANDO UN EMPLEADOR DESCUENTA A SUS TRABAJADORES LA COTIZACIÓN PREVISIONAL, PERO NO LAS PAGA O LAS PAGA MUY ATRASADAS Y SIN INTERESES EN BENEFICIO DEL TRABAJADOR. ESTE ES UN TEMA EN EL QUE SE HA AVANZADO, PERO QUE DEBE ABORDARSE EN FORMA PRIORITARIA.

Chile tiene hoy un enorme desafío en materia de pensiones producto de la mayor expectativa de vida que tenemos. Hasta ahora las pensiones recibidas por la gran mayoría son muy bajas y no permiten vivir una vejez con dignidad. El 2012 las AFP pagaron en promedio una pensión mensual de $178.700 y el IPS (a las personas que no se cambiaron a AFP), una pensión mensual de $177.900.

Tener una buena pensión requiere, entre otras cosas, haber ahorrado lo suficiente durante la vida laboral. No hay magia posible bajo ningún sistema y sin ahorro previo suficiente simplemente es imposible tener una buena jubilación. Ello actualmente no ocurre por varias razones, las cuales deben ser atacadas a través de distintas políticas.

Una razón es que hay muchas personas con sueldos bajos, por lo cual aunque ahorren sistemáticamente su pensión va a ser baja igual. En esos casos, incluso con una tasa de reemplazo alta la pensión va a ser baja, por lo que hay un rol para el Estado a través del pilar solidario del sistema de pensiones, pero en largo plazo la solución es aumentar la productividad laboral y que los salarios crezcan fuertemente.

Otra razón importante es la existencia de grandes lagunas previsionales. Hay trabajadores que no cotizan porque sus trabajos son informales, porque son independientes y prefieren no cotizar o porque han tenido muchos períodos de cesantía. La reforma obliga a cotizar a los independientes formales a partir del año 2015, lo cual soluciona uno de los problemas. Una economía dinámica ayuda a tener tasas de desempleo bajo, así que, entre otras cosas, mantener tasas altas de crecimiento es el desafío en ese sentido. La informalidad es más compleja de reducir y requiere múltiples medidas que van mucho más allá del sistema previsional (leyes laborales y tributarias juegan un rol, por ejemplo).

Finalmente, hay lagunas previsionales que se generan porque hay empleadores que descuentan a los trabajadores la cotización previsional, pero no las pagan nunca o las pagan muy atrasadas y sin intereses en beneficio del trabajador. Este es un tema en el que se ha avanzado pero que debe abordarse en forma prioritaria en mi opinión.

Deuda Previsional

Desde el año 1982 la ley permite que un empleador declare pero no pague las cotizaciones previsionales de sus trabajadores; es decir, se las descuenta al trabajador de su sueldo pero no las paga a la AFP o al Instituto de Previsión Social (ex-INP). Dentro de los siguientes 6 meses el empleador debe pagar las cotizaciones declaradas y no pagadas, incluyendo reajustes e intereses. Si a los 6 meses aún no cancela lo adeudado, las AFP y el IPS están obligados a perseguir judicialmente la deuda.

El uso reiterado de este sistema de declaración y no pago (DNP) ha llevado a que hoy exista una deuda previsional de más de US$ 2 mil millones y alrededor de 900 mil juicios en tribunales para intentar recuperar esos fondos. Sólo el año 2012 ingresaron 46.000 causas a tribunales. El comercio y la construcción son los sectores económicos con mayor deuda previsional.

Me parece importante señalar que la deuda previsional es una apropiación indebida por parte del empleador de dinero que es de los trabajadores. En el caso en que la empresa quiebra los trabajadores no recuperan nunca sus cotizaciones1.

La deuda previsional afecta directamente las futuras pensiones de los trabajadores. Los meses en que no se le pagaron las cotizaciones el trabajador pierde temporalmente los beneficios de salud de su Isapre. Si además no se pagaron cotizaciones por 12 meses o más, afecta también la cobertura del seguro de invalidez y de cesantía (excepto si hay DNP).

Hay muchas medidas posibles de implementar que pueden reducir drásticamente las lagunas que genera la deuda previsional. En principio, creo que lo primero es eliminar el mecanismo de Declaración y No Pago; los sueldos de los trabajadores no pueden usarse para financiar temporalmente las necesidades de caja de la empresa2. Este es un préstamo involuntario de los trabajadores a la empresa y la evidencia es que muchas veces no se paga. Adicionalmente, es necesario subir la multa por no declarar la cotización o por una declaración con errores, que hoy es de 0,75UF por trabajador.

Esta multa debe ser proporcional al sueldo del trabajador y a los meses no cotizados y, contrario a lo que sucede hoy, no debería ser de beneficio fiscal, sino del trabajador. Para colocar los incentivos correctos, se debiera exigir que los jueces traspasen las causas de deuda previsional a los juzgados de Garantía para que así se persiga el delito de "apropiación indebida". Esto permite que los deudores sean formalizados y perseguidos penalmente, lo cual incentiva fuertemente el pago de la deuda, porque si no hay riesgo de cárcel.

Con el objeto de recuperar las cotizaciones no pagadas, una buena medida es establecer el embargo automático como funciona en Brasil desde el 2005. Esto permite que un juez dé la orden de embargo en forma electrónica a todo el sistema financiero y se embargue lo adeudado de cualquier institución financiera en la cual la empresa tenga recursos que permitan el pago de la deuda.

Finalmente, en caso de quiebra, la deuda previsional no se debiera extinguir, sino que pasar a ser deuda personal de los dueños de la empresa.

Hay otros temas que se han planteado en la discusión pública, como el aumento de la edad de jubilación y la tasa de cotización. Sin duda, son dos aspectos que deben discutirse y evaluarse, pero no creo que sean lo prioritario hoy. Si logramos reducir fuertemente o eliminar las lagunas previsionales, podríamos llegar a tasas de reemplazo de alrededor de 70% en las pensiones recibidas. Una vez que logremos eso para la gran mayoría de las personas, podemos avanzar en otras medidas complementarias.

1 La estimación de la Asociación de AFP es que al menos 4 mil empresas que tenían deuda previsional han quebrado sin pagar la deuda.

2 Sin duda, que mucho peor es no pagar las cotizaciones y ni siquiera declararlas. Esa conducta debiera ser sancionada y perseguida con mayor fuerza, incluso penalmente.

 Imagen foto_00000001